Imprimir Noticia Enviar la noticia por e-mail Disminuye el tamaño del texto Aumenta el tamaño del texto

Internacionales

Los mandatarios califican de golpe de estado la destitución de Lugo

23/06/2012 | La presidenta de Brasil Dilma Rousseff sugiere la expulsión de Paraguay del Mercosur y la UNASUR, en tanto que Cristina Kirchner y el ecuatoriano Rafael Correa anunció su país no reconocerá al nuevo gobierno de Paraguay. Evo Morales se manifestó en el mismo sentido y Hugo Chávez calificó de “bochornosa” la destitución de Lugo.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sugirió expulsar a Paraguay del Mercosur y de la Unasur, luego de conocerse la destitución del mandatario Fernando Lugo.

En una conferencia de prensa en la tarde del viernes, antes de hablar en la sesión de clausura de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, Río +20, Dilma reiteró que el Mercosur y Unasur son organismos que tienen cláusulas en sus estatutos que requiere el respeto de las reglas democráticas.

"Hay pena anticipada" para aquellos que no cumplen con "los principios que caracterizan a una democracia", dijo Dilma. Para ella, el Paraguay está experimentando una "situación complicada".

Preguntado cuál es la pena para el Paraguay, optó por responder de una manera genérica. Dijo que para un país que viola la cláusula de la democracia la sanción es "la no participación de los organismos multilaterales. Es decir, la expulsión del Mercosur y Unasur".


Chavez también se pronunció en desacuerdo.

“Es ilegal e ilegítimo el gobierno que se instaló en Paraguay, es un golpe de la burguesía paraguaya basado en intereses internacionales que quiere cercenar al pueblo paraguayo y dividir a las naciones sudamericanas”, expresó desde Caracas, el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

“Lo condenamos, es lamentablemente, una farsa, un bochorno, pero no nos extraña porque gritan democracia y no la cumplen”, sostuvo Chávez en una improvisada conferencia de prensa.

Lo sucedido en Paraguay “es muy cruel, pero debemos aprender. Saludamos al pueblo paraguayo y trabajaremos con Lugo, con Mujica, Cristina y Dilma para tratar de evitar el cercenamiento de la democracia paraguaya”, finalizó Hugo Chávez.

En tanto que quien también se pronunció fue e presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien anunció que “El gobierno de Ecuador no reconocerá otro presidente de Paraguay que no sea el presidente Fernando Lugo”, recalcó Correa al regresar esta noche de Río de Janeiro de la cumbre de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable y tomar conocimiento de la votación en el Senado guaraní.


El mandatario advirtió que “los países de la Unasur tienen el derecho y el deber de velar para que en base a formalismos no se esté rompiendo la legitimidad de la democracia en Paraguay”.

Ayer, el jefe de Estado había adelantado que si las fuerzas opositoras acababan con la legitimidad en el poder de su homólogo Lugo, los países de la Unasur podían no reconocer al nuevo gobierno que propusiese el congreso de ese país.

"¿Para qué tenemos Unasur, para qué estamos en un proceso integracionista? En estos problemas tan graves no podemos quedarnos con los brazos cruzados", afirmó en rueda de prensa en la base aérea de Quito.

“Lo que podemos es no reconocer al nuevo gobierno, incluso llegar al cierre de fronteras, que es lo que establece la cláusula democrática de Unasur. Internamente, ellos pueden hacer lo que quieran pero para ser reconocidos a nivel internacional depende de nuestra decisión”, enfaitó Fardel Correa.

La Carta Democrática de la Unasur establece que, en caso de ruptura del orden democrático, de una violación del orden constitucional o de cualquier situación que ponga en riesgo el legítimo ejercicio del poder y la vigencia de los valores o principios democráticos, los países pueden tomar determinaciones y sanciones para tratar de restablecer el orden en ese país.

“Ojalá entendamos la gravedad del asunto. Estas prácticas se están superando en América Latina", sostuvo Correa, quien consideró "muy peligroso" lo ocurrido hoy en Paraguay porque "puede sentar un precedente nefasto para la región" y volver "a los tiempos en que, con cualquier leguleyada, se sacaba a presidentes legítimamente electos”.

Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, tras conocer la destitución de su colega paraguayo Fernando Lugo, señaló que su país no reconocerá a un gobierno que no tiene mandato de su pueblo. "Bolivia no reconocerá un gobierno que no surja de las urnas y el mandato del pueblo", dijo Morales, según la estatal agencia de noticias ABI.

También se expresó sobre el tema el presidente de Uruguay, José Mujica, quien "está profundamente dolorido por lo sucedido" en Paraguay, según dijo el secretario de la Presidencia, Diego Cánepa, aunque aclaró que el gobierno uruguayo no tomará posición hasta que el presidente se reúna, en las próximas horas, con el canciller Luis Almagro.



www.fmhorizonte941.com.ar - Diseño y Hosting: Luis Vilte