Imprimir Noticia Enviar la noticia por e-mail Disminuye el tamaño del texto Aumenta el tamaño del texto

Internacionales | Apoyo unánime de la región al país para ocupar un puesto no permanente por el bienio 2013-2014

Argentina, candidata de Latinoamérica al Consejo de seguridad de la ONU

02/05/2012 | La nominación constituye un paso importante para la política exterior del gobierno nacional, en momentos en que reclama la negociación de la soberanía de las Islas Malvinas con el Reino Unido. La elección se realizará en octubre.

La Argentina consiguió ayer cristalizar el apoyo unánime de América Latina y el Caribe para su candidatura como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas durante los años 2013 y 2014. Las elecciones serán en octubre y el país será el único candidato para ocupar la plaza regional que hasta ese momento ocupará Colombia. El puesto, entre otras cosas, puede ayudar a reforzar la queja argentina por la militarización del Reino Unido en el Atlántico Sur.

La nominación, por otra parte, va a ser mostrada como un paso firme de la política exterior argentina: en los últimos años consiguió un lugar en el G-20 y liderar el grupo de los 77 países más China (Cristina Fernández fue la presidenta pro tempore durante el año pasado).
Poco tiempo atrás, de todos modos, la presidenta destacó que el Consejo de Seguridad está manejado por las potencias (los miembros permanentes) y por eso mismo el gobierno elevó allí la queja por Malvinas y más tarde hizo lo mismo ante la Asamblea General de la ONU. En junio próximo, además, se completará la presentación con la tradicional exposición del conflicto ante el Comité de Descolonización, donde está previsto que viaje la jefa de Estado.
El canciller Héctor Timerman recibió la noticia con gran expectativa. “Es realmente una decisión muy importante para nosotros la confianza que nos han dado”, dijo, y enfatizó: “Nos hemos comprometido a que la silla que ocupe la Argentina en el Consejo de Seguridad será la voz de toda América Latina.
La elección de los diez Estados miembro no permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se desarrollará en octubre, en el marco de la 67° Asamblea General. Allí, merced al respaldo unánime que cosechó su candidatura entre los países de la región, la Argentina será la única candidata a la banca que le corresponde al Caribe y América Latina en el Consejo, que actualmente ocupa Colombia.
“Todos los miembros de las Naciones Unidas pueden confiar que la defensa de la paz, la seguridad, la soberanía y el fin del colonialismo contarán con un país, la Argentina, que será un defensor incansable de los valores fundantes de la organización multilateral”, señaló el jefe de la Cancillería.
El próximo viernes el canciller Héctor Timerman se reunirá en las Naciones Unidas con todos los embajadores de América Latina y el Caribe para “agradecerles el reconocimiento”, y comenzar a trabajar en los temas a plantear en el Consejo de Seguridad.
Va a ser la novena vez que el país ocupe la banca de miembro no permanente en el Consejo de Seguridad. La última fue en el período 2005-2006. La Argentina, eso sí, tiene hoy vacante el cargo de embajador ante las Naciones Unidas, desde que Jorge Argüello fue nombrado en la representación diplomática en Washington.
El Consejo de Seguridad tiene en total 15 asientos, cinco de los cuales corresponden a los miembros permanentes, que son Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña. Los diez miembros restantes son no permanentes y se eligen por bienios corridos entre los distintos integrantes de las Naciones Unidas.
Entre los no permanentes, cinco comenzaron su mandato en enero de este año: Azerbaiyán, Guatemala, Marruecos, Pakistán y Togo. Los otros cinco lo concluyen en diciembre y son Alemania, Colombia, India, Portugal y Sudáfrica.
El gobierno argentino viene pidiendo con insistencia, como también lo suelen hacer otros gobiernos regionales, la eliminación de la categoría “miembro permanente”, y del “derecho a veto” que ostentan quienes gozan de esa condición. En rigor, ese derecho pone freno a cualquier iniciativa que comprometa a las potencias.
En su último mensaje ante las Naciones Unidas, en septiembre del año pasado, la presidenta reiteró su reclamo de reforma y aseguró que el derecho a veto “no es utilizado para defender la estabilidad universal sino muchas veces para posicionamientos de los miembros que los integran y que hacen ejercer su derecho ante el resto de las naciones <

www.fmhorizonte941.com.ar - Diseño y Hosting: Luis Vilte